Durante años se ha esperado con impaciencia a la «siguiente generación»  pero ahora un jugador destaca con la sólida intención más enérgica del mundo del tenis en los últimos 17 años. Su nombre es Carlos Alcaraz.

A sus 19 años ya ha realizado una extraordinaria demostración de quién es. A principios de mayo en el Madrid Masters hizo algo nunca visto: ganó a Rafael Nadal y a Novak Djokovic en el mismo torneo de tierra batida. Pero ese solo fue uno de los muchos logros.

No era la única vez que ganaba un título. Alcaraz ya había ganado tres títulos antes de aterrizar en la capital española, uno de ellos en las pistas duras de Miami. Todo esto suena a algo que ya ocurrió hace 17 años.

En 2005, un tenista español de 18 años tomó al asalto el tour, ganando títulos en Sudamérica y perdiendo el título de Miami por solo un par de puntos contra el arrollador número 1 mundial, Roger Federer, para a continuación irrumpir en la temporada de tierra batida y vencer su primer título de Roland Garros justo después de haber cumplido 19 años. Su nombre: Rafael Nadal

¿El siguiente Rafa?

Toda España, igual que el resto del mundo, tiene sus ojos puestos en él, y ya lo están comparando con el jugador de leyenda que es Rafael Nadal.
¿Ser comparado con Nadal supone presión o motivación? «Ninguna de las dos cosas,» responde Alcaraz. «Sé que no habrá otro como Rafa en la historia del tenis. Yo soy Carlos.”

«Yo soy Carlos»: una afirmación en la que se pone de manifiesto la convicción de un hombre que cuenta con su propio sello. Su drive es arrollador, con esa potencia desmesurada que es el distintivo de la nueva generación, pero con flexibilidad y precisión. Su revés, especialmente cuando la pelota le está pasando, recuerda ese mismo golpe de Nadal, aunque uno sea diestro y el otro zurdo.